FORJADORES DE FAMILIA

Schoenstatt, es vida. Schoenstatt es familia.Schoenstatt es compromiso apostólico

Reflexiones abril 26, 2008

 Y  nosotros dijimos OK

Hace unos años atrás, a nivel mundial, fuimos sacudidos por lo ocurrido en el Word Trade Center (las torres gemelas). Muchos programas, entrevistas, documentales. Entre ellos, una entrevista a la hija del evangelista Billy Graham, Ann. Un medio en internet lo registró así:

 

En el programa televisivo «Early Show» de Jane Clayson, fue entrevistada la hija del predicador estadounidense Billy Graham, Ann. La animadora le preguntó, refiriéndose a los ataques terroristas del 11 de septiembre: «¿Cómo pudo Dios dejar que sucediera algo así?». Ann Graham le dio una respuesta muy aguda y profunda:
Yo creo que Dios está profundamente entristecido por esto, tanto como lo estamos nosotros. Sin embargo, por años hemos estado diciéndole a Dios que salga de nuestros colegios, que permanezca fuera de nuestro gobierno y que salga de nuestras vidas. Y, siendo el caballero que es, pienso que calmadamente se ha apartado.
¿Cómo podemos esperar que Dios nos dé su bendición y su protección si nosotros le estamos diciendo que nos deje solos? Yo creo que esto comenzó cuando Madeleine Murray O’Hare (fue asesinada y su cuerpo recientemente hallado) protestó porque no deseaba que se orara en nuestros colegios. Nosotros dijimos OK.
Entonces alguien dijo que era mejor no leer la Biblia en los colegios: la Biblia dice ‘no matarás’, ‘no hurtarás» y ‘amarás a tu prójimo como a ti mismo’. Y nosotros dijimos OK.
Entonces el doctor Benjamín Spock dijo que no debíamos castigar a nuestros hijos cuando se portaran mal porque sus pequeñas personalidades se deformarían y podríamos dañar su autoestima (el hijo del doctor Spock se suicidó). Nosotros pensamos que un experto como él debía saber de lo que estaba hablando, y dijimos OK.
Entonces alguien dijo que los profesores y directores de escuelas mejor no disciplinaran a nuestros hijos en caso de mala conducta. Los administradores de colegios dijeron: Nunca un pedagogo de este colegio tocará a un alumno de mala conducta, porque no queremos publicidad negativa y tampoco queremos que nos demanden. Entonces alguien dijo: Dejemos que nuestras hijas se hagan abortos cuando quieran, sin que siquiera deban decirles a sus padres. Dijimos OK.
Entonces un sabio miembro del centro de padres de algún colegio dijo: dado que los muchachos siempre serán muchachos y lo van a hacer de todas maneras, démosles todos los condones que ellos quieran, de modo que puedan divertirse cuando deseen, y nosotros no vamos a tener que decirles a los padres que los obtuvieron en el colegio. Y dijimos OK.
Entonces algunos de nuestros representantes elegidos dijeron que no importaba lo que hiciéramos en privado en tanto cumpliéramos con nuestro trabajo.
Concordando con ellos, dijimos que no debía importarnos lo que cualquiera, incluido el Presidente, hiciera en privado en tanto yo tuviera un trabajo y la economía estuviera bien.
Entonces alguien dijo: Imprimamos revistas con mujeres desnudas y llamémosle ‘apreciación integral y realista de la belleza del cuerpo femenino’. Y dijimos OK.
Entonces alguien llevó la apreciación un paso más allá y publicó fotografías de niños desnudos y, más aún, permitiendo obtenerlos por Internet. Y dijimos OK, tienen derecho a la libre expresión.
Entonces la industria del esparcimiento dijo: Hagamos shows de televisión y películas que promuevan las pro-fanaciones, la violencia, el sexo ilícito. Grabemos música que estimule la violación, las drogas, el asesinato, el suicidio y los temas satánicos. Y dijimos: Es sólo entretención, no tiene efectos adversos, nadie, en todo caso, lo toma en serio, así es que sigan así.
Ahora nos estamos preguntando por qué nuestros niños no tienen conciencia, por qué no distinguen el bien del mal y por qué no tienen inconveniente en matar a desconocidos, a sus compañeros de curso y matarse a sí mismos. Probablemente si pensamos sobre ello durante suficiente tiempo y con detenimiento, podemos tener una explicación. Creo que ella tiene mucho que ver con ‘cosechamos lo que sembramos’.
Es curioso cuán sencillo resulta para algunas personas menospreciar a Dios y después preguntarse por qué el mundo se está yendo al infierno. Es curioso que creamos lo que dicen los diarios y objetemos lo que dice la Biblia.
Es curioso cómo se pueden mandar ‘chistes’ por e-mail, que se esparcen como fuego, pero cuando se mandan mensajes relacionados con el Señor, la gente piensa dos veces antes de divulgarlos.
Es curioso cómo artículos lascivos, crudos, vulgares y obscenos pasan libremente por el ciberespacio, pero las referencias públicas a Dios son suprimidas en los colegios y lugares de trabajo».
Anuncios
 

2 Responses to “Reflexiones”

  1. forjadoresdefamilia Says:

    muy buenos todos los temas

  2. Carola Says:

    que buena reflexion


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s